6 consejos para un entrenamiento de natacion en piscina

entrenamiento de natacion en piscina

Cómo hacer que el entrenamiento de natación en piscina sea más ameno.

¿Te aburres con tanto cloro?

Convertirse en un nadador de aguas abiertas puede cambiar completamente tu visión sobre el entrenamiento de natación en piscinas indoor. Las paredes en las que solías sostenerte para descansar ahora son obstáculos que te fuerzan a ir y venir repetidamente. El aroma del cloro ya no parece sano y desinfectante. Algunos nadadores, una vez “atrapados” por el fascinante mundo de las aguas abiertas, nunca más pueden volver a la piscina. Ya no pueden lidiar con el olor, las multitudes, o esa aburrida línea marcada en el fondo de la piscina…

A pesar de todo, las piscinas cumplen su función y siguen siendo un buen lugar para la práctica de la técnica en un ambiente controlado. Por ello, si te aventuras en el mundo del cloro, aquí te dejamos unos consejos para sacarle el máximo provecho:

1.Nada con amigos

Nadar con otros suele ser más divertido y ameno. También parece que completar las sesiones de entrenamiento sea más fácil ya que cuando estás solo es relativamente sencillo abandonar cuando te empiezas a sentir cansado. Nadar en grupo te confiere un extra de motivación que a veces todos necesitamos para seguir.

2.Ten un objetivo /sueño en mente

No importe si tu objetivo es mantenerte en buena forma, recuperarte de una lesión, ganar confianza para tu primer nado en aguas abiertas o hacer los Oceans Seven…Tener un objetivo te mantendrá motivado para seguir con un programa de entrenamiento.

3.Ten un plan marcado para cada entrenamiento de natacion

Paralelamente al objetivo, intenta tener un plan de entrenamiento programado para cada sesión. Esto podría simplemente ser una distancia (volumen en metros) o bien una complicada sesión con instrucciones detalladas para el calentamiento, ejercicios de coordinación, set principal del entrenamiento y la vuelta a la calma.

4.Sé flexible

Comparado con las aguas abiertas, las piscinas son muy predecibles. En ellas sabes qué temperatura va a haber y la distancia a recorrer. Sin embargo, lo que no puedes controlar, es el resto de la gente. Si la presencia de otros nadadores hace que la sesión planificada sea imposible llevarla a cabo, no te molestes e intenta ser flexible. ¿Cómo puedo readaptarme a lo que inicialmente no había programado?

5.Trabaja siempre en la técnica

La técnica no deberías reservarla a los ejercicios puntuales y/o sesiones ya programadas. Trabaja en ella en cada brazada que hagas. Elige un aspecto de la técnica que quieras mejorar y focaliza tu atención en él durante toda la sesión. Parte del entrenamiento de natación tiene que ir dirigido a conseguir una mejora de la técnica, ya que este hecho puede ayudarte a nadar más rápido. Preferiblemente visualiza un objetivo de mejora cada vez, no todos al mismo tiempo.

6.Mide y supervisa los resultados

Controla cómo de rápido nadas y cuántas brazadas realizas en cada piscina. Dado que has realizado cambios en la técnica, verifica el tiempo que tardas en nadar cierta distancia, cuántas brazadas haces (por ejemplo si las últimas dos semanas has determinado que tu objetivo fuera conseguir un mejor deslizamiento en el nado, el hecho de contar las brazadas puede darte una idea de si has mejorado este aspecto técnico)

Posición hidrodinámica dentro del agua. Deslizamiento.
[wdi_feed id=”1″]

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS: