La importancia del bike fitting. 4 consejos básicos de ajuste de la bicicleta

bike fitting

Acabas de comprar una bicicleta o estás a punto de hacerlo y ahora descubres que quizás deberías asegurarte de que todo encaja. Parece mucho, pero no descartes la idea: un ajuste de bicicleta o bike fitting es recomendable para garantizar que te queda bien, lo que significa que podría ser la clave para amar esa bicicleta o bien acabar odiándola.

¿Por qué es tan importante un bike fitting adecuado de la bicicleta?

Los ajustes de la bicicleta son para tod@s, especialmente para l@s nuev@s ciclistas. L@s ciclistas serios te dirán que el ajuste adecuado de la bicicleta es esencial para que puedas producir la mayor potencia y la mayor eficiencia. Y eso es verdad. Pero hay una razón aún más importante que es común a todos los ciclistas de cualquier nivel: la comodidad.

Un bike fitting adecuado significa que tienes una posición en ella que te permite conducir todo el tiempo que desees sintiéndote cómod@. Un buen ajuste también puede ayudar a prevenir lesiones por uso excesivo que resultan de una posición incorrecta. La posición correcta variará de persona a persona, dependiendo de factores como la edad, el estilo de conducción y los atributos físicos como la flexibilidad.

Cómo marcar unos parámetros uno mismo:

Un ajuste rápido puedes hacerlo tú mism@ ya que no sustituye un ajuste profesional por parte de un expert@. Después de hacer cambios en tu bicicleta, realiza algunos paseos cortos para evaluar las sensaciones.

  1. Tamaño: Ten en cuenta que con un ajuste de la bicicleta no se puede arreglar si es demasiado pequeña o grande para ti. Por ello, te recomendamos asegurarte de que tu bicicleta, o la que deseas comprar, sea del tamaño correcto. En cuadros de bicis más tradicionales con barra superior horizontal, busca entre 3-5cm de espacio libre entre la barra y la entrepierna.Para bicicletas con barras superiores inclinadas, que son más comunes ahora, busca al menos 5cm (más para bicicletas de montaña orientadas al rendimiento) de espacio libre. También debes asegurarte de que la longitud de la bicicleta sea la adecuada. Puedes hacer algunos cambios con una talla más larga o más corta, por ejemplo, pero una bicicleta que es demasiado larga o demasiado corta, no funcionará bien a largo plazo, y afectará, especialmente a la parte superior de tu cuerpo.
  2. Altura del asiento: un asiento que es demasiado bajo o demasiado alto puede causar algo más que molestias. Ese ligero dolor que sientes ahora puede provocar lesiones más graves en el futuro. Utiliza uno de estos dos procedimientos para obtener el rango general de la altura adecuada del asiento:

Coloca los brazos de la manivela de manera que queden paralelos a la barra del asiento. Siéntate en el asiento y pon el talón en el pedal. Si no puedes alcanzar el pedal, baja el asiento hasta que puedas. Si tu pierna está doblada por la rodilla, levanta el asiento hasta que la pierna quede recta y no doblada.

Si usas pedales automáticos, también puedes utilizar una fórmula matemática:

Ponte descalzo en una superficie dura, de espaldas a la pared, con un libro entre las piernas, con la columna vertebral hacia afuera, no tocando la pared. Mide desde el suelo hasta la parte superior del lomo del libro. Multiplica ese número por 0.883 y resta 4 mm. El resultado es la altura de tu asiento, medida desde el centro del soporte inferior hasta la parte superior del asiento, y pasando por el tubo.

Bike fitting

  1. Alcance al manillar: El alcance adecuado al manillar permite que no sufras dolor en la parte superior del cuerpo.

Al sentarte en el sillín, deberías poder llegar fácilmente a la parte superior y a los frenos en una bicicleta de carretera, o a las empuñaduras en una bicicleta de montaña. Tus codos deben estar ligeramente doblados, no bloqueados. Y la inclinación del torso debe mantenerte en una posición cómoda. El asiento no debería deslizarse hacia adelante o hacia atrás.

Consejo: primero verifica la posición de tu asiento. La abrazadera que conecta el sillín a la tija del sillín debe de estar relativamente centrada en los rieles del sillín, y no debe estar completamente hacia adelante o hacia atrás. El asiento en sí debe estar nivelado o, como máximo, inclinado unos pocos grados hacia abajo en la parte delantera (nunca hacia arriba).

  1. Ajusta tus tacos: para tacos de carretera o montaña, engrasa ligeramente los tornillos de fijación antes de instalarlos. Coloca la cala en el zapato e instala todos los tornillos, solo con los dedos. Luego, configura la posición:
  • Para el ángulo lateral de la cala, alinea la punta de la cala con el vértice de la puntera (el punto más adelantado de la suela). Ayúdate de una regla pequeña para alinear la cala si lo crees necesario.
  • Para el taco de proa a popa, coloca el taco de manera que, con el taco sobre el pedal (todavía sin fijar), el eje del pedal se posiciona justo detrás de la bola del dedo gordo del pie, pero delante de la bola del dedo pequeño del pie. De este modo, tu peso se extiende de manera uniforme sobre la superficie del pedal.

Aprieta los tacos. Sujeta y circula hasta obtener la posición natural del pedal. La mayoría de los tacos tienen “flotación” o movimiento lateral. Si hay resistencia, ajusta el ángulo de la cala un grado o dos al lado opuesto. Para los tacos de carretera, una vez que logras la posición correcta, puedes trazar el contorno del taco en la suela del zapato para saber exactamente cuando reemplazarlos.

¿Cuándo recurrir a un profesional?

Ir en bicicleta debe de ser cómodo, por lo que deberás considerar un bike fitting si realmente no lo estás. Dolor, entumecimiento u hormigueo, especialmente en las manos, los pies o el trasero, son signos de que algo en tu bicicleta no está bien ajustado. La solución podría ser simple, pero si has intentado las medidas de autoconfiguración anteriores, y el problema no está solucionando , es hora de llamar a un profesional.